Celos
Los Celos ¿un bien o un miedo? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redjovenes   

Son muchas las personas que piensan que tener celos, en cierta medida, es necesario y beneficioso, pues se toman como una muestra (errónea) de amor. Hay quien defiende los celos como una demostración inequívoca de estar enamorado y de que tu pareja te importa. Esta forma de ver los celos y este esquema de pensamiento que los defiende es cuestionable. Sin embargo no hay duda de que se trata de un mal cuando no se tiene control de las reacciones y pasan de ser una simpática muestra de afecto a un estado de locura que termina en violencia o agresividad en cualquiera de sus manifestaciones.

 

 

 
¿Los has sentido alguna vez? PDF Imprimir E-mail
Escrito por RedJovenes   

Extraida de www.librodearena.comSi has tenido que detenerte a pensarlo es que no hay dudas: el latido de tu corazón se ha acelerado e incluso te ha faltado momentáneamente la respiración a causa de la ira que los acompaña.
No te sientas incómodo por ello. La cuestión de los celos es una de las más antiguas y profundas que se remite a la historia de la especie humana y, según encuestas realizadas en diversas regiones del mundo, todo parece indicar que el 100% de las personas los han sentido al menos un par de veces.

Claro, no todos llegan a los extremos, y aunque los más conocidos son los experimentados por las parejas, no son los únicos. También se dan en esos hijos mayores que han imaginado ser desplazados por el pequeño hermano o viceversa: el pequeño hermano que siente celos de los supuestos privilegios del mayor. Tampoco serán ajenos a aquellos que se disputan el cariño de alguien o a quienes rivalizan por el reconocimiento en determinado ámbito. Quizás en este aspecto habría que delimitar la línea que separa el sentimiento de envidia con el de celos (no siempre identificable en estos aspectos).

Sin embargo, hay personalidades que llegan a desarrollar con más facilidad los celos patológicos. Entre ellos se encuentran los obsesivos compulsivos y aquellos que padecen de baja autoestima.

Otro aspecto que se asocia con gran probabilidad a los celos es el hecho de ser una persona infiel. Es probable que cuanto más infiel sea una persona, más celoso se ponga. Cuantas más mentiras haya dicho, más sensible se torna su oído a las mentiras, y a veces las oye aun cuando no hayan sido pronunciadas. Cuantas más intrigas haya urdido para poder estar con su amante, más sospechas le despertarán ciertas situaciones que podrían ser intrigas de ese tipo.

 

 

Leer más...
 
¿Personas celosas Vs no celosas? PDF Imprimir E-mail
Escrito por RedJovenes   

Hay una serie de diferencias entre las relaciones de quienes se describen como personas celosas y de quienes se consideran personas no celosas. Las personas no celosas se sienten más seguras de su relación, esperan que dure más tiempo y están más seguras de que sus compañer@s nunca les han sido infieles.

En contraste con ésto, ocurre que entre las personas que se describen como celosas, aun cuando tengan buenas razones para sentirse inseguras en sus relaciones y experimentar celos, algunas perciben sus celos como un rasgo de su personalidad. No dicen: "Estoy sintiendo estos celos porque mi pareja ha tenido un amorío". Dicen más bien: "Estoy sintiendo estos intensos celos porque soy una persona celosa". La primera respuesta implica que el problema es producto de la situación y que, por lo tanto, puede tener solución. La segunda implica que el problema es inherente a la personalidad del individuo y, por lo tanto, es mucho más difícil de solucionar.

 

Leer más...
 
¿Por qué soy celos@? PDF Imprimir E-mail
Escrito por RedJovenes   

Extraida de www.freudteniarazon.com.arPara responder a esta pregunta debemos tener conciencia de la influencia de las fuerzas sociales (de lo que nos rodea), ya que nos ayudará a comprender mejor nuestros celos y aportar una base para la crítica de los puntos de vista engañosos.

Un ejemplo de una postura engañosa de ese tipo es el punto de vista según el cual la causa de los celos sería una baja autoestima, y que el mejorar la autoestima puede reducir o “curar” los celos. En lugar de aceptar sin más este supuesto, sería conveniente buscar las raíces sociales de los celos.
Su propia búsqueda sugiere que este punto de vista es típico de una difundida tendencia a atribuir una gran variedad de fallos y problemas personales a la baja autoestima. En realidad, una persona puede tener una alta autoestima en general, pero a pesar de ello sentirse insegura y vulnerable en determinadas situaciones. Alguien que tiene una alta autoestima puede de todos modos experimentar celos si una relación que valora se encuentra amenazada. Más aún, es por lo menos plausible pensar que sean los celos los que causan la baja autoestima y no a la inversa. Los relevamientos transculturales, que muestran que la autoestima juega un papel mínimo o nulo en la explicación de los celos en diversas culturas, corroboran esta la postura.

Es posible que la intensa y perturbadora experiencia de los celos ayude a disminuir la buena opinión que una persona tiene de sí mismo. La convicción de que los celos son un defecto personal refuerza su mala opinión. Sin embargo, si tenemos en cuenta la influencia de la cultura sobre nuestra experiencia de los celos nos hace menos propensos a adoptar puntos de vista erróneos y potencialmente perjudiciales para nosotr@s mism@s.
Teniendo más en cuenta las influencias culturales que operan sobre nuestros celos, los individuos y las parejas pueden ver su problema de celos desde una perspectiva nueva y más manejable.

 

Leer más...
 
¿Qué se puede hacer para controlar los celos? PDF Imprimir E-mail
Escrito por RedJovenes   

Cómo evitar los celosUno de los problemas fundamentales a la hora de afrontar los celos en una pareja es que, como norma general, la solución se centra en “cambiar a la persona celosa”. Sin embargo esto es un error, puesto que es la propia relación la que puede estar fomentando esos celos. Ambos miembros de la pareja influyen en la aparición de los celos, ya que éstos suelen surgir como causa de la forma en la que están llevando su relación.

Cuando una persona mantiene una relación con otra que demuestra ser excesivamente celosa, le suele costar trabajo aceptar la idea de que probablemente está jugando un papel activo en la vigencia del problema de celos. Es más fácil echarle la culpa al compañer@ celos@ que asumir la responsabilidad que un@ tiene en la forma de llevar la relación. Sin embargo, a la larga, culpar al compañer@ no es la mejor solución. Si yo me hago cargo de mi responsabilidad, que no es lo mismo que aceptar una culpa, significa que tengo cierto control sobre el problema. Si acepto que aporto algo que mantiene el problema de los celos, obtendré cierto alivio al darme cuenta de que también puedo jugar un papel activo en resolverlo.
Una vez que se enfoca el problema de los celos como un tema que concierne a la relación más que como un problema del compañer@ celos@, habría que indagar El paso siguiente qué función cumplen los celos para cada miembro de la pareja y qué está haciendo cada uno para mantener el problema en lugar de erradicarlo.

La conciencia compartida de lo que están haciendo para alimentar el problema de celos, y de qué es lo que tiende a desencadenar la respuesta no deseada de su compañer@, suele ayudar a romper el círculo vicioso. Con el cambio en la forma de llevar la relación se consigue también, de forma correlacional, un cambio individual en cada miembro de la pareja.

 
¿Una cuestión de Género o de Poder? PDF Imprimir E-mail
Escrito por RedJovenes   

CelosLas diferencias entre hombres y mujeres no son producto de un proceso evolutivo, más bien hay que buscarlas en los procesos sociales y las condiciones existentes en la sociedad, que afectan a todas las parejas y a todos los individuos. Una de esas condiciones sociales que tiene importancia para la cuestión de los celos es la diferencia de poder entre los hombres y las mujeres. Definimos el poder como la diferencia entre la dependencia que tiene una persona respecto de su pareja y la dependencia que ésta tiene de aquél/lla. La dependencia puede ser afectiva, financiera o de algún otro tipo.
Las mujeres tienden a responder a los celos en la forma típicamente “femenina” no porque son mujeres sino porque tienen menos poder en la mayoría de las relaciones. La respuesta de una persona a los celos está más relacionado con el poder que tiene dentro de la relación que con el género al que pertenece.

Cuanto más poder tiene la persona en el seno de la relación —sea hombre o mujer— más propenso es a responder a la situación desencadenante de los celos en la forma “masculina”: con ataques de furia o abandonando la relación. La persona más débil se comporta en la forma típicamente “femenina”: llorando, tratando de volverse más atractiva o tratando de despertar los celos en su compañero. Lamentablemente, la persona con más poder es la persona a la que menos le interesa la relación, y la que tiene más alternativas fuera de ella.

 

Leer más...
 


Banner

Personaje del mes

Contrahumor




Programa realizado por AHIGE (Asociaci�n de Hombres por la Igualdad de G�nero) y subvencionado por el Instituto de la Juventud del Ministerio de Igualdad

Potenciado por Joomla!. Valid XHTML and CSS.