Relaciones en Igualdad

Primeras penetraciones dolorosas PDF Imprimir E-mail

Hola:

Llevo 5 meses con mi novio, yo nunca antes había tenido ningún tipo de relación sexual. El primer día que intentamos la penetración fue imposible. Últimamente hemos conseguido que me penetre, pero noto un gran dolor, como que me está abriendo hueco. Al principio me dolía incluso cuando me metía un dedo, y ahora eso no pasa. ¿Es normal? Puede ser que me pongo nerviosa porque de tantas veces que ha salido mal, pienso que la voy a fastidiar otra vez. ¿Qué puedo hacer para que ésto no ocurra más? Estamos muy preocupados.

 

 Estimada amiga,  el que tengas coitos dolorosos puede ser debido a una de estas dos causas:

1.- Que tengas un himen duro, que no se ha roto con las primeras penetraciones y eso produce el dolor en el coito. Esta causa se confirma o descarta con una visita a la ginecóloga para que te haga una revisión de tu aparato genital. El/la médico/a será la que te diga si tu vagina está bien o tiene algún problema. Por lo tanto, te insisto en que vayas a la consulta para descarta esta posible causa.

2.- Que padezcas un vaginismo producido por el miedo a la penetración. Tu misma actitud de nerviosismo ante la expectativa del coito y del dolor, te produce una contractura de los músculos de la vagina que son la causa del dolor en el coito. Si fuera ésta la causa, te aconsejo que vayas a un/a especialista en terapia sexual que será la que te ayudará profesionalmente a resolver tu problema. Mientras aclaras cuál es la causa de tu problema, puedes hacer ejercicios que te faciliten la penetración: Por ejemplo, aprende a relajarte y, medio sentada en la cama, intenta introducirte un dedo, despacio y sin prisa, lentamente, primero la primera falange, luego la segunda, después, el dedo entero. En cuanto notes el dolor, procura aguantar unos segundos con el dedo dentro y sin moverlo. Si el dolor persiste, retira el dedo y vuelve a probar en otro momento. Si después de diez ejercicios de éstos que te indico, no puedes introducir el dedo entero o persiste el dolor, es cuando está claro que, primero, tienes que acudir a la consulta ginecológica para ver si hay causa física o no y, en el caso de que no haya causa física, acudir a la consulta de terapia sexual para tratar el posible vaginismo que puedas tener.  Espero que mis indicaciones te ayuden a resolver el problema para que puedas seguir disfrutando de tu sexualidad a la que tienes derecho y que tan gratos momentos nos produce.  Un saludo cordial, Julian

 

 
Banner

Personaje del mes

Contrahumor




Programa realizado por AHIGE (Asociaci�n de Hombres por la Igualdad de G�nero) y subvencionado por el Instituto de la Juventud del Ministerio de Igualdad

Potenciado por Joomla!. Valid XHTML and CSS.